Innovación Tecnológica

“No hay que matar moscas a cañonazos” es una expresión que nos parece muy adecuada para analizar la innovación tecnológica. En la actualidad la tecnología está involucrada en un sinfín de momentos del día, de los que muchas veces ni somos conscientes. Hemos asistido en los últimos años a un fenómeno que se ha venido a llamar “democratización de la tecnología” con el cual se quiere explicar el aumento de la facilidad de acceso por parte de una mayor parte de la pirámide poblacional a los productos tecnológicos.

 

Hasta aquí estamos de acuerdo, lo que no terminamos de compartir es la transición conceptual que se ha realizado de la tecnología como el conjunto de herramientas que nos permiten resolver los problemas de una forma más sencilla, hacia la tecnología como producto de mercado. En esta evolución de conceptos corremos el peligro de perder la esencia de la tecnología como respuesta práctica y creativa del ser humano a los problemas con los que se encuentra. Ya en 1973 E. F. Schumacher en su libro “lo pequeño es hermoso” plantea el concepto de “Tecnología Apropiada” que se podría definir como aquella que requiere menos recursos para su desarrollo, es más fácil de mantener, presenta un menor coste y un menor impacto sobre el medio ambiente respecto a otras tecnologías equiparables.

 

Nosotros enfocamos la innovación tecnológica, como concepto y proceso, hacia esas ideas planteadas por Schumacher y recuperando la finalidad de resolver problemas y facilitar las actividades de las personas. Creemos en la tecnología como una herramienta al servicio del ser humano, no como un producto de consumo ya que esta concepción permite poner foco en la apropiación tecnológica que facilita resolver los “gaps tecnológicos” que son los causantes de los diferentes “elefantes blancos” que han surgido en las últimas décadas en los países en desarrollo.

 

Con esta visión y enfoque de la innovación tecnológica muy lejos de renegar de los avances tecnológicos ni mucho menos de la alta tecnología, lo que pretendemos es lo contrario, poner al servicio de las personas las herramientas tecnológicas, para que una vez que entiendan su funcionamiento y su lógica sean capaces de aplicar esas herramientas en solventar necesidades o resolver problemas haciendo hincapié en la “glocalidad” ya que las condiciones de partida no son iguales en todos los lugares, los recursos disponibles son variables y las formas de hacer las cosas son diferentes según las culturas.

PROCESO DE INNOVACIÓN TECNOLOGICA

Creemos y constatamos día a día que la tecnología no es neutral, se origina y desarrolla en función de una cierta cultura y un cierto contexto y por tanto estos deben ser la base para las soluciones a los problemas. El desarrollo de las tecnologías apropiadas alimenta y se alimenta de las identidades locales y de un intercambio intercultural basado en el respeto. Por eso se centran en un uso socialmente apropiado y responsable de las nuevas tecnologias poniendo a prueba su capacidad de adaptación y usabilidad por parte de las bases de la pirámide.